Las Praderas, Las Villas de Arraiján, Panamá Oeste, Panamá
+507 6288-7718

¿Quiénes Somos?

Nuestro logotipo simplemente representa un hogar donde se reúne la familia,
no cualquier familia, sino la más grandiosa de todas, la familia de Dios.

En el año 2017, tras culminar sus estudios en Memphis School of Preaching, y regresar a Panamá, Marlon Retana, su esposa Jacky Haughton de Retana, y su hijo Jonathan, tenían una meta en sus mentes y corazones, poner en práctica todo lo aprendido durante los años que estuvieron preparándose en Estados Unidos.

Tras su llegada a Panamá, apoyaron la obra en dos congregaciones ya existentes, Torrijos Carter, en San Miguelito, y Vista Hermosa, en Ciudad de Panamá. Durante ese tiempo, sostenían estudios bíblicos con hermanos que vivían cerca de su hogar cada jueves por la noche. Poco a poco, las puertas para iniciar una obra en su área se fueron abriendo, y con ayuda de Dios se inició la obra en 2019, teniendo su primer servicio de adoración, en su hogar, el 6 de enero de 2019. Desde ese primer día, se propuso y lleva a cabo el tener un segundo servicio de adoración, por las tardes, en apoyo a los hermanos que no solo laboran los domingos, sino que también lo hacen en horas que no les permite reunirse en el servicio de la mañana.

Días antes de que se iniciará la obra, los Retana pensaban que sería un pequeño grupo de personas, básicamente ellos tres y una familia más, sin embargo, Dios, con su infinita misericordia, proveyó una gran bendición desde los inicios de esta congregación. En el primer servicio de adoración se contó con una asistencia de dieciséis personas. Si, ha leído bien, dieciséis personas en la sala de estar y comedor de una pequeña casa.

Foto tomada al finalizar el primer servicio de adoración de la naciente congregación.

Un par de semanas después de haber iniciado la obra en Las Villas, mientras Jacky y Jonathan se encontraban esperando en un auto lavado, un caballero vio que Jacky sostenía una pequeña Biblia en sus manos (ella se encontraba repasando para un estudio de damas), y se acercó a ellos para preguntarles si eran religiosos y en donde se reunían. Siendo precavida, Jacky le dio la información de contacto de Marlon y la dirección de su hogar (ciertamente no es común que alguien invite a un total desconocido al lugar donde reside). Un par de días después, este caballero, junto con su esposa, estuvieron presentes en el estudio de mitad de semana. Tan solo unas semanas después, y luego de un estudio bíblico organizado, el caballero dejo de ser visitante para convertirse en hermano en Cristo. Su esposa solicitó más estudio y, unas semanas después, obedeció el evangelio. En menos de dos meses la obra en Las Villas comenzaba a dar fruto, buen fruto. No solo deseamos ir al cielo y estar con nuestro Padre celestial, deseamos llevar con nosotros a tantos como podamos.

Marlon y Jacky, junto a los primeros conversos de la obra en Las Villas, José y Yani.

Esta obra, como fue comentado por un anciano de la congregación en Gonzales, Luisiana, EE.UU., se encontró con un “buen problema” en poco tiempo. El hogar de los Retana se quedaba corto para poder hacer frente a la cantidad de hermanos y visitas que se reunían allí. Gracias a Dios, a la colaboración de hermanos en Estados Unidos, y la ofrenda por parte de los miembros de la congregación, se localizó un buen lugar de alquiler, cerca de donde se inició la obra, y tras pagar el depósito y primera mensualidad, la obra se mudó a su ubicación actual, justo en la vía principal hacia Las Villas de Arraiján, tan solo cuatro meses después de haber iniciado.

Una hermosa propiedad fue alquilada por la congregación como lugar de reunión.

Es así como, a la fecha de esta publicación, la congregación de la iglesia de Cristo en Las Villas inició. Con la ayuda de Dios y el esfuerzo de cada uno de los miembros de la congregación, esperamos seguir creciendo, no solo en número, sino también en la gracia y conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo (2 Pedro 3:18), y así llevar el mensaje de las buenas nuevas de salvación, no solo en nuestra comunidad, sino en toda la nación e incluso fuera de nuestras fronteras, gracias a la bendición de la tecnología, a través de nuestras redes sociales, blog, y canal de YouTube, recordando siempre que la iglesia del Señor es la “columna y baluarte de la verdad” (1 Timoteo 3:15).

Muchísimas gracias por haberse tomado el tiempo para leer acerca de la historia de nuestra pequeña, pero amorosa, congregación. Le extendemos nuestra más cordial invitación a acompañarnos a estudiar la Palabra de Dios, ya que simplemente somos Cristianos que se congregan para alabar a Dios en espíritu y en verdad (Juan 4:24) en la comunidad de Las Villas de Arraiján, tal como lo hacían los Cristianos del Siglo I; tal como leemos de ellos en las Sagradas Escrituras.

A Dios sea toda la gloria hoy y por siempre.

Print Friendly, PDF & Email