Las Praderas, Las Villas de Arraiján, Panamá Oeste, Panamá
+507 6288-7718

El Camino Hacia La Madurez

Por Kevin W. Rhodes, traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, se encuentra en este enlace.


La rebelión contra la autoridad, las demandas egoístas y la violencia dominan los titulares de hoy, acompañados de varias justificaciones arraigadas en la ignorancia de la historia y su valor, en micro-agresiones recién inventadas visibles solo para los fácilmente ofendidos, y las políticas de identidad tan alejadas de la realidad que el significado deja de existir. Lamentablemente, la cacofonía [disonancia] que emana de disturbios no reconocidos como disturbios, saqueadores no reconocidos como saqueadores y matones no reconocidos como matones ha oscurecido tanto los problemas reales en la sociedad como los esfuerzos realizados para abordarlos. Sin embargo, la política de abrazar el caos y llamarlo libertad tiene su origen no en las aulas de educación superior, donde los estudios de justicia social y los problemas de identidad de género han reemplazado la historia y el inglés [o español en nuestro caso, MR] en nombre de la igualdad, sino en una institución mucho más importante para el futuro. Si reuniera a los manifestantes asociados con la anarquía en las calles y examinara sus motivaciones y dogmas, encontraría un resentimiento común hacia el hogar tradicional y su organización de responsabilidades siempre que se combinen suficientes números para expresar sus quejas en masa contra las generaciones que los precedieron. La sociedad cae cuando los hogares fallan. Y los hogares fallan cuando los hijos no aceptan las responsabilidades de la vida, sino que aceptan la autocomplacencia mientras esperan que otros cubran las consecuencias. Al contrario de lo que pueden indicar los formularios del censo, la infancia y la edad adulta describen actitudes hacia la vida y la responsabilidad más que la edad. Dios diseñó el hogar para que los padres pudieran guiar a los hijos en el camino hacia la madurez. Pero cuando las enfermedades sociales dentro o fuera convencen a los hijos de su superioridad, el orden se rompe, primero en el hogar y luego en la sociedad. Sin embargo, la sabiduría de Proverbios 23 sigue en pie en medio del caos de nuestra época.

  1. La madurez requiere valorar la moral sobre el dinero (Proverbios 23:1-8). Los maduros ven dinero y riqueza por lo que son. El dinero a menudo viene con condiciones, y cuanto más dinero está involucrado, más manipulación se incrusta en la cultura de los negocios y el gobierno. Más que eso, la búsqueda obsesiva de la riqueza puede privar a una persona de las alegrías de la vida, todo mientras persigue un sueño materialista. Cuando el dinero gobierna nuestros corazones, el resultado final y los negocios reemplazan la generosidad y la amistad.
  2. La madurez exige un buen juicio basado en la integridad (Proverbios 23:9-12). Esto significa considerar que el silencio es mejor que hablar en ciertas ocasiones. Incluye tratar tanto a las leyes como a las personas con respeto. Reconoce que todo juicio está en última instancia sujeto al juicio divino. Y esto requiere que te apliques a sí mismo hacia el aprendizaje para que tengas el conocimiento suficiente para juzgar en primer lugar.
  3. La madurez exige disciplina: autodisciplina aprendida y aplicada porque la disciplina de los padres fue enseñada y aplicada (Proverbios 23:13-14). Quienes condenan la disciplina y la corrección de los hijos al tiempo que excusan la violencia que cometen como adultos no entienden la sociedad, los hijos o el entrenamiento. Deberíamos proteger a los hijos del abuso de todo tipo, pero también deberíamos proteger a los hijos de aquellos que contaminan sus mentes y alientan la rebelión en lugar de la disciplina.
  4. La madurez toma decisiones basadas en recompensas de largo plazo en lugar de facilidades a corto plazo (Proverbios 23:15-18). Los buenos padres apuntan a criar adultos responsables y fieles en lugar de apaciguar las demandas de los inmaduros. En lugar de centrarse en lo que disfrutan los mundanos en el momento, los maduros consideran las alegrías que les esperan en la eternidad.
  5. La madurez significa asumir la responsabilidad de sus decisiones y sus asociaciones (Proverbios 23:19-25). En lugar de consumir malvada y despilfarradamente, la madurez elige producir lo que es saludable y beneficioso. En lugar de alejarse siempre de la orientación, la madurez anhela una instrucción sabia. Las decisiones maduras brindan alivio de la preocupación a los padres y dan confianza para el futuro.
  6. La madurez se niega a dejar que la lujuria gobierne el corazón (Proverbios 23:26-28). Los maduros tienen una visión sana y moral de la sexualidad de acuerdo con la sabiduría de la guía de Dios para con el matrimonio (Hebreos 13:4), en lugar de la visión barata y de mal gusto, aceptada y promovida en la sociedad moderna. La madurez proporciona toda la profundidad de interés en otros que el mundo dice valorar sin su evidente hipocresía.
  7. La madurez no trata de escapar de la realidad o de la responsabilidad adormeciendo el cerebro para que se relaje, sino que reconoce que el alcohol y otras cosas son la solución mundana que nunca aborda el problema real (Proverbios 23:29-35). La madurez valora demasiado las elecciones y decisiones como para recurrir a una sustancia.

La madurez es escasa hoy en día. La infantilidad abunda en las redes sociales, en las calles y en el Capitolio. La autocomplacencia y la autojustificación han reemplazado el amor y la verdad como virtudes en el mundo posmoderno. La fantasía ha reemplazado la realidad para muchos que prefieren tratar de sostener la mentira a través de la intimidación y la sofistería en lugar de aceptar la verdad que contradice sus puntos de vista acerca del mundo, la humanidad y la vida. El camino de la necedad puede parecer amplio y atractivo, pero no lleva a ninguna parte. La única forma de involucrar a la sociedad, superar desacuerdos productivamente y construir algo significativo para el futuro requiere seguir el camino hacia la madurez. Dios lo ha sabido todo el tiempo. ¿Cuándo aprenderá el mundo?

Print Friendly, PDF & Email

 

No hay comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: