Las Praderas, Las Villas de Arraiján, Panamá Oeste, Panamá
+507 6288-7718

Lo Que Debemos Esperar de la Predicación

Por Hiram Kemp, traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, se encuentra en este enlace.


Pocas cosas son tan mal entendidas como la predicación. Algunos ven la predicación como el “evento principal” en el servicio de adoración cada semana. Otros ven la predicación como el intento del predicador de mantener a la congregación despierta durante treinta o cuarenta minutos. La verdad es que la predicación no es un entretenimiento ni es una reunión espiritual donde el predicador hace todo lo posible para mantener a la congregación interesada en las cosas de Dios. La predicación bíblica no es una predicación aburrida. Sin embargo, muchas personas hoy a menudo escuchan la predicación esperando cosas que la Biblia nunca promete entregar. Otros tienen expectativas demasiado bajas cuando se trata de predicar: se contentan con escuchar algunas historias, varios chistes y muy poca o ninguna Escritura expuesta. Dios eligió comunicar su voluntad a través de la predicación (1 Corintios 1:21; Tito 1:3). La predicación es importante para Dios y, por lo tanto, debería ser importante para nosotros. Aquellos que predican serán tomados en cuenta por Dios y deben estar seguros de recordar hacer lo que agrada a Dios (Santiago 3:1). ¿Qué debemos esperar de la predicación? Asegurémonos de que nuestras expectativas estén centradas en Dios y no en lo hecho por el hombre (1 Tesalonicenses 2:13).

Esperar Escuchar la Verdad

Se supone que la predicación comunique la verdad de la Palabra de Dios (Juan 17:17). Pablo le dijo a Timoteo que predicara la Palabra que contiene la verdad de Dios (2 Timoteo 4:2). Muchas veces nos centramos en el estilo y las preferencias personales, que no son malas en sí mismas, y nos olvidamos de considerar si escuchamos la verdad o no. Cuando alguien se pone de pie para predicar, los que están escuchando deben seguirle en sus Biblias y estar seguros de que lo que dice se alinea con las Escrituras (1 Tesalonicenses 5:21-22; 1 Juan 4:1). Esto no significa simplemente que las palabras del predicador se encuentran en la Biblia. Un hombre puede citar las Escrituras y los pasajes de referencia y aún no predicar la verdad (Mateo 4:5-7). Esto no significa que todos los predicadores deben ser sospechosos y que no debemos darle a nadie el beneficio de la duda, pero sí significa que debemos ser perspicaces como oyentes. Dicho esto, debemos esperar escuchar la Biblia citada y expuesta. La predicación no puede ser verdadera si carece de Escritura. Me doy cuenta de que no hay una “cuota divina” de versos usados en un sermón para hacerlo bíblico, pero no debemos tratar de ver cuán poco de la Biblia podemos predicar. Es impresionante leer el sermón de Pedro en Hechos 2 (el primer sermón del evangelio) y notar que más de la mitad de sus palabras son citas directas del Antiguo Testamento.

La pregunta más importante al final del sermón no es: “¿Me gustó lo que dijo el predicador?” O “¿Fue divertido o interesante?”. La pregunta más importante es ¿Compartió la verdad de la Palabra de Dios? La verdad no siempre es agradable inicialmente, pero siempre debe ser dicha. Jesús prometió que continuar en la verdad de Su palabra liberaría a los hombres (Juan 8:31-32). La verdad no debe hacerse significar el escuchar lo que siempre hemos escuchado como siempre lo hemos escuchado ser dicho. La verdad es la totalidad de la Palabra de Dios enseñada claramente incluso cuando involucra cosas que no nos han enseñado antes o cosas que hemos dejado de lado (Hechos 20:26-27).

La verdad debe ser hablada en amor para que pueda edificar a quienes la escuchan (Efesios 4:15). No debemos usar la verdad como un manto para nuestro comportamiento grosero o no Cristiano (2 Timoteo 2:24-26). La gente no debería irse tras el sermón preguntándose qué cree el predicador. Independientemente del tema del sermón, quienes escuchan deben esperar escuchar la verdad proclamada de la Palabra de Dios.

Esperar Ser Alentado

La predicación no siempre hará que las personas se sientan bien, pero tampoco debería hacer que las personas siempre se sientan mal. Pablo dijo que la predicación debería exhortar y la exhortación involucra estímulo (2 Timoteo 4:2). Aquellos que escuchan régimen estricto de todo lo que están haciendo mal y un Dios que no puede estar satisfecho pronto se convertirán en legalistas endurecidos o posiblemente se rendirán por completo (cf. Mateo 23:15). Un predicador no es blando o débil porque lo alienta. Un predicador es débil si nunca anima; la clave es estar bíblicamente equilibrados.

El evangelio son las buenas nuevas y no debemos olvidarlo. No debemos consolar a los que están en pecado ni hacer sentir a los que están perdidos como si fueran salvos. Aun así, los que se salvan no deben abandonar la asamblea pensando que están perdidos. El estímulo bíblico no debe ser equiparado con el evangelio de “salud y riqueza” o un simple “mensaje de sentirse bien”. La predicación que alienta a sus oyentes es una predicación que les recuerda a los oyentes todo lo que Dios ha hecho por nosotros en Cristo, la paciencia de Dios y el reconocimiento de Dios. Sobre nuestros esfuerzos para caminar en la luz. Se supone que los Cristianos se animan unos a otros diariamente, y esto no debe olvidarse en la predicación (Hebreos 3:13).

Esperar Ser Desafiado y Corregido

Todos los predicadores han escuchado el famoso comentario posterior al sermón: “Me has pisado los pies”. Esta afirmación a menudo significa que el sermón se aplica directamente al individuo que lo escuchó en un sentido específico. Deberíamos esperar ser desafiados en el Cristianismo. Jesús desafió a aquellos que lo escucharon a tomar su cruz diariamente (Lucas 9:23). Quizás predicar hoy no exige demasiado de los Cristianos, pero aún así no es suficiente. Si bien el estímulo es necesario, no debemos esperar que nos mimen y nos digan que estamos haciendo todo bien (Salmo 141:5). Debemos esperar una predicación profunda que ayude a los oyentes a graduarse en la carne de la Palabra y no en las mismas cosas elementales que dejan a las congregaciones en la leche (Hebreos 5:11-14). Las lecciones sobre principios fundamentales son buenas y se pueden predicar de una manera profunda y atractiva, pero debemos asegurarnos de llegar a la madurez espiritual (Hebreos 6:1).

Si aborrecemos la corrección, no llegaremos lejos en ninguna área de la vida, y esto también es cierto en el Cristianismo (Proverbios 15:10). Timoteo debía “redargüir (amonestar) y reprender” con toda la paciencia que pudo, la corrección debía ser dada (2 Timoteo 4:2). Aquellos que no quieren que el predicador predique sobre la bebida social, la indumentaria inmodesta, las bromas, la codicia, el racismo, los prejuicios, el aborto o cualquier otro tema que los ofenda, no comprenden la predicación. Los falsos maestros a menudo son populares porque les dicen a las personas lo que quieren escuchar o evitan decir cosas que las personas necesitan escuchar (Gálatas 4:16; 2 Timoteo 4:3-4). El rey Acab aborrecía a Micaías (el profeta del Señor) porque Micaías no le dijo lo que este quería escuchar (1 Reyes 22:8). Acab, como muchos hoy, no entendió que los predicadores no originan la verdad; simplemente hacen eco de la verdad que Dios ha dado (1 Reyes 22:18). La predicación debería corregirnos en lo que estamos equivocados, y deberíamos acogerla con satisfacción, ya que deseamos ser las personas que Dios quiere que seamos. El predicador también debería estar corrigiéndose a sí mismo mientras predica, sabiendo que no está por encima del pecado o la debilidad (1 Juan 1:8, 10). No diluyamos la predicación hasta el punto de que tengamos miedo de llamar al pecado por lo que es porque no queremos ofender a nadie. Dios pretende que la predicación sea un desafío para que pueda llegar al corazón de los oyentes donde Su Palabra puede producir el cambio necesario (Hechos 2:36-37).

Esperar Escuchar a Cristo Ser Magnificado

No puedes leer los sermones registrados en el libro de los Hechos y encontrar sermones que no exalten a Jesús. La muerte, sepultura y resurrección de Jesús son el foco de los mensajes proclamados por los apóstoles y predicadores en toda la iglesia del Siglo I. La meta principal de Pablo en la predicación era “Jesucristo, y a éste crucificado” (1 Corintios 2:2). La predicación debe guiar a las personas a Jesús. Esto no significa que uno no pueda predicar del Antiguo Testamento, pero recuerde que el Antiguo Testamento manejado adecuadamente lleva a las personas a Jesús (Lucas 24:44). Al irse, quienes han escuchado los sermones deberían haber escuchado más sobre Jesús que sobre equipos deportivos, política, la última controversia en las noticias o la película favorita del predicador (2 Corintios 4: 5).

La predicación que se hace sin que Jesús sea el foco no es una verdadera predicación bíblica. La predicación que es simplemente sobre “hacer más y esforzarse más” sin centrarse poco o nada en la obra finalizada de Jesús en la cruz, pierde el corazón del Nuevo Testamento. Debemos esperar escuchar a un predicador ensalzar a Cristo y apuntar la gente a Él (Juan 12:32). Cristo no solo debe ser mencionado o etiquetado al final del sermón con fines de invitación, sino que debe ser el tema central en el mensaje predicado porque Él es el tema central de toda la Biblia (Juan 5:39-40). Espere escuchar a Cristo magnificado, y responsabilice a quienes le predican por hacerlo.

La predicación cambió el mundo en el Siglo I y todavía hace lo mismo hoy. A veces estamos decepcionados con la predicación porque queremos las cosas equivocadas de ella. No debemos desear que nos hagan cosquillas en los oídos, sino que nuestros corazones se conmuevan. La predicación es el arma preferida de Dios para llevar el evangelio al corazón de las personas. No esperemos nada más y nada menos que lo que Dios espera.

Print Friendly, PDF & Email

 

No hay comentarios

Deja un comentario