Las Praderas, Las Villas de Arraiján, Panamá Oeste, Panamá
+507 6288-7718

Comencemos A Pensar Correctamente Acerca De La Modestia: Cuatro Razones Para Ponerse Algo De Ropa

Por Ben Giselbach, traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, se encuentra en este enlace.


“Genial, otro artículo sobre modestia”, algunos podrían pensar.

Sigamos adelante y eliminemos las advertencias necesarias: no tengo derecho a decirle cómo vestirse (pero Dios sí); no es pecado ser guapa/guapo; En última instancia, soy responsable de mis propios pensamientos de lujuria y responderé ante el Señor en el Juicio; la línea entre ser modesto e inmodesto no siempre es blanca y negra; la modestia no se trata solo del vestido; la modestia no es solo para las mujeres; bla, bla, bla.

Sin embargo, por más que algunos quieran diluirlo, el hecho tenaz es que Dios todavía espera que los Cristianos sean modestos. Él inspiró al apóstol a escribir:

[…] las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad (1 Timoteo 2:9-10).

Puedes fruncir el ceño hacia mí, pero no a Dios.

Aquí hay algunas razones por las cuales los Cristianos deben buscar activamente la modestia (en lugar de ser indiferentes al respecto, o peor, ver los mandatos de la Biblia con desprecio).

1. La modestia es un regalo para los que le rodean.

Como hombre, tengo que admitir algo a las mujeres que me rodean: cómo ustedes se visten me afecta. Cuanto más revela su atuendo, más quiero ver y más no quiero ver. Entonces viene la culpa de que incluso quería ver en primer lugar. Es ese enorme conflicto entre la carne y mi ser interior, descrito en Romanos 7:15-25.

Esto es casi una lucha diaria, ya que incluso las mujeres “cristianas” se visten de una manera increíblemente reveladora: en el centro comercial, en la oficina de correos, en las redes sociales, corriendo, incluso en la iglesia. Sé que hay algo malo en mí, como casi todos los hombres cristianos en este sentido. La tentación de codiciar siempre está ahí, y debo luchar contra ella hasta que me vaya a la gloria. No quiero ver. Lo odio. Y afortunadamente, está la gracia de Dios, mientras continúe luchando contra ella y manteniendo límites. Entiendo que al final del día, soy responsable de mis propios pensamientos y acciones.

Dicho esto, debe saber que su modestia es un regalo para mí. Hace que caminar con Cristo sea un poco más fácil. Y probablemente no estoy solo en esto.

2. La modestia es el reconocimiento de que usted es guarda de su hermano/hermana.

Claro, puede parecer liberador decir: “Es mi cuerpo. Puedo hacer con él lo que me plazca. Si quiero que se vea todo, no puedes detenerme”. Declaraciones como esta le darán muchos aplausos de parte de personas mundanas. Sin embargo, esta actitud es anticristiana porque pretende que el estado espiritual de quienes le rodean es inconsecuente. Todos los Cristianos viven dentro de una comunidad de creyentes, y debemos preocuparnos menos por nosotros mismos y más por los demás (vea Gálatas 5:13; 1 Tesalonicenses 5:11; Romanos 12:10; Hebreos 10:24; Efesios 5:21; Filipenses 2:3).

Por supuesto, todos sabemos que los hombres (y las mujeres) son responsables de sus propias acciones: sus asuntos, su fornicación, su visualización de pornografía, su lujuria y su conducta sexual delictiva (violación, agresión sexual). No importa cuántas veces la esposa de Potifar se arrojará sobre José, él todavía era personalmente responsable de rechazar sus avances sexuales (Génesis 39). La falta de modestia de una mujer no justifica la indulgencia sexual de un hombre.

Pero, ¿no exige la ley de Cristo que hagamos todo lo posible para evitar cualquier cosa que invite a otros a tropezar (Gálatas 6:2)? A algunos les gusta vestirse de cierta manera porque les gusta la atención, el estado y el poder de ser perseguidos por el sexo opuesto. Pero invitar a otros a pecar es igualmente pecaminoso.

3. La modestia es la forma bíblica de huir del libertinaje.

A veces la gente usa la palabra [tristemente] obsoleta de la Reina Valera, “lascivia”. Las Biblias más recientes ahora traducen la palabra como “inmoralidad”, “libertinaje”, y “lujurias”. La palabra griega es asélgeia, y se encuentra en pasajes como Romanos 13:13-14, Gálatas 5:19-21, y 2 Pedro 2:2,18. Asélgeia se refiere a las actividades que despiertan el deseo sexual, los movimientos que acentúan el cuerpo y los sentimientos de desasosiego. El libertinaje, como la usa la Biblia, es lo opuesto a sentirse avergonzado por el pecado.

Esta es la razón por la cual la versión Reina Valera traduce “modestia” en 1 Timoteo 2:9 como “pudor”. Es el reconocimiento de que hay partes del cuerpo que deben permanecer privadas, partes que aún deberían causar que nos sonrojemos cuando estamos expuestos (ya sea porque algo es demasiado corto o apretado). Hay un gran problema cuando nos avergonzamos más por usar ropa modesta que cuando usamos ropa reveladora. Nunca debemos volvernos tan desensibilizados por la cultura que perdamos nuestra capacidad de saber cuándo necesitamos “más honra” para nuestras “partes más íntimas» (1 Corintios 12:23, LBLA).

La Biblia no nos dice qué tan largas deben ser las faldas ni cortos los pantalones, qué tipo de traje de baño usar, y si los hombres deben o no correr afuera sin camisa aquí en la calurosa y húmeda Georgia (por favor, no lo hagan). Pero no necesitamos insultar a Dios al fingir que somos demasiado estúpidos para saber cuándo un atuendo se presta al libertinaje.

4. La modestia es la demostración de que somos más que simples objetos sexuales.

Pasajes como 1 Timoteo 2:9 y 1 Pedro 3:3-4 no están enseñando que está mal tratar de verse bien. El punto que el Espíritu Santo está comunicando es este: no intente llamar la atención con su cabello, sus joyas o su atractivo sexual; destaque entre la multitud por su extraña semejanza con Cristo. Cuando se viste inmodestamente, le está diciendo a la gente que no tiene nada más que ofrecer que su cuerpo.

Conclusión

Si bien tengo una idea general, no tengo criterios exactos para lo que es modesto y lo que no lo es. La Biblia no viene con ninguna foto.

Pero, si creemos en la Biblia, entonces no podemos minimizar que el mandato de Dios a ser modestos. Usted fue comprado con un precio. Glorifique a Dios en su cuerpo. Lo que significa que no tiene que mostrar sus cosas. También significa que no debe avergonzarse cuando sus compañeros se burlan de usted al ponerse ropa más larga y suelta que ellos. La vergüenza que sienten los Cristianos cuando revelan partes que deben mantenerse en privado debe ser de mayor importancia que la vergüenza de la presión de los compañeros.

Print Friendly, PDF & Email

 

No hay comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: