Las Praderas, Las Villas de Arraiján, Panamá Oeste, Panamá
+507 6288-7718

¿Podemos Entender La Trinidad?

Por Donnie DeBord, traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, se encuentra en este enlace.


¿Cómo pueden los Cristianos afirmar tanto la unidad de Dios como la Trinidad? La naturaleza trinitaria de Dios es confusa y misteriosa. Algunos han rechazado el concepto de la Trinidad porque la palabra “Trinidad” no se encuentra en las Escrituras[1]. Algunos han creado sectas en su búsqueda de una comprensión trinitaria adecuada[2]. Otros han optado por hacer de la doctrina de la Trinidad un tema secundario debido a su complejidad. La confusión sobre la Trinidad incluso ha llevado a algunos a cambiar la letra de himnos estimados al cambiar “bendita Trinidad” a “bendita eternidad”. ¿Cómo entonces, debemos entender la Trinidad?

Dios es Uno

Dios es “Uno” (Deuteronomio 6:4; 1 Corintios 8:4,6). Pablo dijo que las naciones tienen muchos dioses “para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él” (1 Corintios 8:6). La simple naturaleza singular de Dios es el fundamento del sistema Cristiano. La unidad de Dios se refiere a la esencia divina singular (poder, voluntad, personalidad, perfección) que el Padre, el Hijo y el Espíritu comparten completa e idénticamente. Debido a que el Hijo comparte esta esencia divina con el Padre, podría ser descrito como “Dios de Dios (Deum verum de Deo), Luz de Luz, engendrado no creado, consubstancial con el Padre”[3].

La doctrina de la Trinidad o los “tres en unidad” de Dios es difícil, si no imposible, de entender. Lo mejor que podemos hacer es examinar los datos bíblicos y creer lo que Dios nos enseña en la Palabra. Primero, notamos que Dios es uno. Jesús enseñó esto en Mateo 4:10 de Deuteronomio 6:13. Pero ¿significa esto que Dios es uno en número o uno en naturaleza? Alexander Campbell escribió: “Algunos conciben a Dios como una unidad matemática; y como una cosa no puede ser matemáticamente singular y plural, uno y tres, al mismo tiempo y en el mismo sentido, niegan la verdadera y apropiada divinidad del Hijo de Dios y el Espíritu de Dios”[4].

Dios es Padre, Hijo y Espíritu

¿Cómo es el único Dios Triuno? Agustín ilustró esta gran realidad de esta manera: “Cuando la mente se ama existen dos cosas (duo quædam), la mente y su amor, y cuando la mente se conoce hay también dos realidades, la mente y su noticia”[5]. La doctrina de la Trinidad es difícil de entender, pero imposible de negar y esencial para el Cristianismo.

Cuando Jesús fue bautizado, Jesús estaba en el agua, el Espíritu descendió en forma de paloma, y el Padre habló desde el cielo. Los tres están presentes y son distintos uno del otro. Se nos enseña que Jesús comparte la eternidad con el Padre, y completamente como el Padre (Juan 1:1). Jesús fue descrito como el que se relaciona con el Padre como Hijo y Portavoz (Hebreos 1:2). Él es el Creador del universo (Hebreos 1:3). Él es “el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia” (Hebreos 1:3); el que sustenta el universo (Hebreos 1: 3); el que efectuó la purificación por el pecado y fue puesto a la diestra del Padre (Hebreos 1:3).

Así que, la Biblia enseña que Jesús es completamente igual al Padre, precisamente como el Padre, y distinto del Padre. También se nos enseña que el Espíritu Santo es completamente Dios (completamente divino). Pedro les preguntó a Ananías y a Safira por qué mentían al Espíritu Santo y luego se refirió al Espíritu Santo como Dios (Hechos 5:3,4). El Espíritu también está listado con el Padre y el Hijo como autoritario y activo en la salvación (Mateo 28:19; 1 Pedro 1:2). El Padre y el Hijo moran en la iglesia a través del Espíritu (1 Corintios 3:16; 6:19; Hechos 2:38; 5:32).

Conclusión

Hemos visto que la Biblia enseña que Dios es “uno” y que el Padre, el Hijo y el Espíritu son Dios. ¿Como puede ser? Regresa a Hebreos 1: 3 donde Jesús fue descrito como “la imagen misma” de la sustancia de Dios. En otras palabras, Jesús es exactamente como el Padre. Jesús no se parece mucho al Padre. Jesús es exactamente como el Padre. No hay absolutamente ninguna diferencia en la esencia o naturaleza del Padre, del Hijo, o del Espíritu. Jesús es descrito como «el Hijo» porque así es como se relaciona él con el “Padre”. El Espíritu es descrito como el Espíritu para diferenciarlo del Hijo y del Padre. No hay jerarquía, pero hay relaciones intra-trinitarias y personas idénticas.

¿Dios es uno? Si. ¿Hay tres que son Dios? Si. ¿Hay tres dioses? No. Dios es uno. El Padre, el Hijo y el Espíritu son personas distintas que son idénticas en su naturaleza divina, voluntad y poder. Esta es una doctrina bíblica misteriosa de Dios. Por lo tanto, cuando venimos a Dios, venimos al Padre en el Hijo a través del Espíritu. Esta Tri-unidad es la muestra perfecta del amor perfecto. Entonces deberíamos amar a nuestro Dios Triuno plenamente, ya que somos bienvenidos a la presencia del Dios Triuno como la iglesia, la novia de Cristo habitada por el Espíritu para ser presentada al Padre.


[1] Los primeros teólogos usaron la palabra “tríada” para describir la naturaleza trina del Padre, el Hijo y el Espíritu. La primera referencia conocida a la «trinidad» se encuentra en Tertuliano (Siglo II), que utilizó la forma latina trinitas.

[2] El arrianismo enseñó que Jesús era una deidad inferior al Padre. Algunos han enseñado que Jesús era un ángel o profeta que se convirtió en algo así como un semidiós. Otros todavía enseñan que el único “Dios” solo tiene tres nombres en los que se manifiesta así mismo.

[3] Symbolum Nicaeno-Constantinopolitanum.

[4] Alexander Campbell. The Christian System [“El Sistema Cristiano”]. Nashville: Gospel Advocate, 1964: p.8.

[5] Agustín, La Trinidad, Libro IX, iv, 4.

Print Friendly, PDF & Email

 

No hay comentarios

Deja un comentario