Las Praderas, Las Villas de Arraiján, Panamá Oeste, Panamá
+507 6288-7718

La Maldición De Jericó

Por Allen Webster, traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, fue publicado en Gospel Gazette, Vol. 4, No. 6, Junio de 2002.
El mismo se encuentra en este enlace.

 

“En aquel tiempo hizo Josué un juramento, diciendo: Maldito delante de Jehová el hombre que se levantare y reedificare esta ciudad de Jericó. Sobre su primogénito eche los cimientos de ella, y sobre su hijo menor asiente sus puertas” (Josué 6:26).

Allí se pararon en las humeantes ruinas de lo que queda de Jericó. Los israelitas marcharon, gritaron, resoplaron, mataron y quemaron. ¿Qué quiere Dios que hagan ahora? Es lo que Él no quiere que hagan. Él les ordena que nunca reconstruyan la ciudad que él había destruido.[i] La situación de Jericó era muy agradable; su cercanía al Jordán era una ventaja, lo que tentaría a alguien a construir en el mismo lugar. No obstante, están advertidos de lo que le pasaría al hombre que decida reconstruir la ciudad. Su hijo mayor moriría cuando comenzara el trabajo, y si persistía en la construcción, asistiría al funeral de su hijo menor cuando lo terminara[ii].

Cerca de quinientos treinta años después (aproximadamente 850 a. C.), durante el reinado del rey Acab, un hombre llamado Hiel[iii] de Bet-el reedificó Jericó. Tal como Dios lo había dicho, cuando estableció el fundamento, perdió a su hijo primogénito (Abiram); y cuando él estableció las puertas, perdió a su hijo menor (Segub) (1 Reyes 16:34). ¡Qué sacrificio por hacer una ciudad!

Es interesante e instructivo colocarnos mentalmente en la posición de este hombre de Bet-el. ¿Qué pudo haber estado detrás del trágico error de Hiel?

Hiel nos enseña …

El Peligro de la Ignorancia.

Hiel podría haber ignorado esta advertencia. Él pudo haber crecido en una familia donde la Biblia no fue leída. Pudo haber dormido durante las clases sabáticas y abandonado durante los servicios de adoración en el templo. Él pudo haber estado enfermo el día en que se estudió Josué 6:26. Nadie se preocupó lo suficiente como para advertirle cuando comenzó a construir en el antiguo sitio de Jericó. Ellos podrían haber razonado: “Bueno, no quiero involucrarme. Estoy seguro de que él ha leído sobre la maldición de Josué. É l está decidido. De todos modos, no es asunto mío. Puede cometer sus propios errores”.

La ignorancia es peligrosa (Oseas 4:1,6, 6:6; 2 Crónicas 15:3; Job 36:12; Proverbios 19:2; Isaías 27:11; Mateo 15:14; 2 Corintios 4:3-6). Hay amenazas que la Biblia hace que se aplican a las personas hoy en día, y si no las aprendemos y evitamos violar las leyes de Dios, nosotros también seremos castigados. Podemos ver, por lo tanto, la urgencia de estudiar la Biblia y aprender lo que Dios ha ordenado (2 Timoteo 2:15, Hechos 17:11). ¿Cuánto estudio bíblico hacemos tú y yo?

La Infalible Veracidad de la Palabra de Dios.

Ni una jota o tilde de esta maldición falló (Josué 24:14-15). Abiram, el primogénito, y Segub, el más joven, ambos murieron, el uno en la colocación de la fundación, el otro en el establecimiento de las puertas de la ciudad. “El testimonio de Jehová es fiel …” (Salmo 19:7b). La Verdad dijo: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mateo 24:35). Su Padre dijo: “No olvidaré mi pacto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios” (Salmo 89:34). Podemos confiar en este hecho:

Dios no es hombre, para que mienta,
Ni hijo de hombre para que se arrepienta.
Él dijo, ¿y no hará?
Habló, ¿y no lo ejecutará? (Números 23:19).

La historia muestra un cumplimiento ininterrumpido de las Escrituras.

La Fuerte Influencia de un Gobierno Impío.

Fue en los días de Acab que Hiel construyó Jericó (1 Reyes 16:29-34, ver Jeremías 2: 8, Malaquías 2:7-8, Mateo 23:16-26). Acab fue uno de los peores reyes que Israel tuvo. La Biblia dice que “… él hizo lo malo ante los ojos de Jehová, más que todos los que reinaron antes de él” (1 Reyes 16:30). Hiel también era de Bet-el. Fue en Bet-el donde Jeroboam puso un becerro de oro, convirtiendo el lugar en un centro de idolatría (1 Reyes 12:28-33). Esta única frase de historia es uno de los muchos monumentos de Dios, erigida en solemne protesta contra nuestra asociación con hombres malvados. Su inscripción dice: “Ni estuvo en camino de pecadores” (Salmo 1:1-2) y “No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres” (1 Corintios 15:33).

El Poder de la Incredulidad, Una Vez Que Está Seriamente Hospedada.

Cuando Hiel asistió al funeral de Abiram, el hijo primogénito, podríamos haber esperado que él se hubiera rendido, pero él insistió. La maldición se vio efectiva, sin embargo, volvió a trabajar y perdió a su hijo menor cuando montó las puertas (la última etapa de la construcción de una ciudad). Jeremías sabía del poder de la incredulidad. Él dijo,

«Escuchad y oíd; no os envanezcáis, pues Jehová ha hablado. Dad gloria a Jehová Dios vuestro, antes que haga venir tinieblas, y antes que vuestros pies tropiecen en montes de oscuridad, y esperéis luz, y os la vuelva en sombra de muerte y tinieblas. Mas si no oyereis esto, en secreto llorará mi alma a causa de vuestra soberbia; y llorando amargamente se desharán mis ojos en lágrimas, porque el rebaño de Jehová fue hecho cautivo» (Jeremías 13:15-17).

El otro ladrón en la cruz es también un buen ejemplo. Sabía que estaba a unos minutos de la muerte y seguía criticando al Único que podía salvarlo (Lucas 23:39). ¡Qué locos son hoy quienes dudan de las maldiciones de Dios! Algunos incluso admitirán que la “Biblia lo dice”, pero persisten en dudar de que se aplique a ellos. Tristemente, se “oponen a sí mismos” (2 Timoteo 2:25).

«En su tiempo Hiel de Bet-el reedificó a Jericó. A precio de la vida de Abiram su primogénito echó el cimiento, y a precio de la vida de Segub su hijo menor puso sus puertas, conforme a la palabra que Jehová había hablado por Josué hijo de Nun» (1 Reyes 16:34).

Supongamos que Hiel hubiera sabido sobre la maldición. Esto es más probable porque, siendo un hombre judío, habría sido entrenado de joven en la historia del Antiguo Testamento. Creció cerca de las ruinas de Jericó y probablemente escuchó muchas veces la historia de su destrucción. ¿Qué proceso de razonamiento pudo llevarlo a la conclusión de que la maldición no lo afectaría?

Para Ese Tiempo Se Habría Anulado la Maldición.

Casi cinco siglos y medio habían pasado desde la caída de Jericó. ¡Seguramente una ley escrita quinientos años atrás todavía no podría estar en efecto! Muchos hoy en día piensan en la Biblia simplemente como un libro viejo (casi dos mil años de antigüedad ahora). Se persuaden a sí mismos que las amenazas de la Biblia son tan antiguas que ya no se aplican. Leen que Dios está enojado con los malvados todos los días (Salmo 7:11), pero se persuaden a sí mismos de que el tiempo ha oxidado el filo de la espada de las amenazas divinas. La Biblia dice, sin embargo, “para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día” (2 Pedro 3:8)[iv].

“Dios No Puede Ser Tan Estricto,
El Es Un Dios de Misericordia y Amor».

Piensa en este hombre sentado para estudiar el carácter de Dios. Él abrió el Libro de Moisés y encontró misericordia en Egipto y misericordia en el desierto. Leyó de los libros de historia de Israel y encontró misericordia después de que la misericordia se extendiera en Canaán. Su conclusión pudo ser así: “Aunque esto podría estar mal, Dios es totalmente diferente ahora y no castigará a mis hijos inocentes”. Si esto pasaba por su mente, Hiel estaba equivocado. Sus hijos murieron. Un hombre no puede pecar sin hacer mal a los demás, especialmente a sus hijos. Aprendió que, aunque Dios es un Dios de amor, también es un Dios de su Palabra. Él es bueno y severo (Romanos 11:22). El término “severidad”[v] literalmente significa “cortar o cortar como un jardinero poda un árbol”. Los jóvenes a menudo se sienten tentados a ignorar la Palabra de Dios cuando se trata de desobedecer a los padres (Efesios 6:1-4), beber alcohol (Proverbios 20:11), fumar (1 Pedro 2:11), bailar (Gálatas 5:19-21) y vestir inmodestamente (1 Timoteo 2:9), ellos desechan estos versículos diciendo: “Dios me ama, realmente no se preocupa por estas cosas”. ¡Pero a Dios le importa!

“No Puedo Encontrar Ninguna Razón Para Este Mandamiento Extraño, No Tiene Sentido».

Él podría haber pensado: “¿Qué diferencia hay si construyo cien yardas a la derecha, o cien yardas a la izquierda?” Las leyes de Dios no siempre se escriben como las escribiríamos (Isaías 55:8-9). Puede que no tengan sentido para nosotros. Pablo dijo que predicar es una “locura” para los que no creen (1 Corintios 1:18). La cruz del Calvario es extraña, y la salvación a través del bautismo hace que la gente se pregunte, pero si Dios tiene la misericordia de salvarnos, ¿quiénes somos nosotros para quejarnos? La sabiduría de Dios no es aceptada por el mundo, pero Dios los confundirá con ella (1 Corintios 1:21-31).

«¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?» (1 Corintios 1:20).

El pasaje anterior dice que Dios hace que la sabiduría de este mundo parezca locura[vi]. Algunas de las cosas que Dios espera que hagamos pueden no tener sentido en este momento. Toma el bautismo, por ejemplo. Muchos dicen: “Eso no tiene sentido para mí. ¿Cómo puede el ser sumergido en el agua tener algo que ver con lavar los pecados?” (ver Hechos 22:16) Lo importante es que confiemos en Dios lo suficiente como para obedecerlo, incluso cuando no hace sentido. Él no nos guiará mal.

“Esta Maldición, después de todo, Puede Ser Simplemente Una Tradición, O Puede Ser La Maldición de Josué, y ni Siquiera de Dios de todos modos».

Si él realmente quisiera construir la ciudad (eventualmente lo hizo), podría haber racionalizado que la historia reportada era meramente una tradición, o considerar la maldición como solo parte de la excitación en el momento de victoria por parte de Josué. Algunos hoy dicen que nuestro “estilo de adoración” es “solo una tradición que tenemos en la iglesia de Cristo”. Algunos dicen esto acerca del uso de un piano en el culto. ¿Es solo una tradición? No, se basa en el entendimiento de que no debemos agregar a la Palabra de Dios, y Él no nos ha ordenado tocar instrumentos en la adoración del Nuevo Testamento (véase Apocalipsis 22:18-19). Otros dicen lo mismo con respecto a la ley del matrimonio del Señor según lo revelado por Pablo (1 Corintios 7:1-15) y con su enseñanza sobre el papel de la mujer en la iglesia (1 Corintios 14:34, 1 Timoteo 2:9-11). La Palabra de Dios es atemporal. Se aplica tanto hoy como lo hizo el día en que fue escrita.

No del Todo.

Es muy probable que Hiel haya construido Jericó sin darle mucha consideración a la maldición. Aunque probablemente conocía la historia y había oído hablar de la maldición, procedió con una especie de esperanza descuidada de que no pasaría nada malo (Proverbios 7:22-23; 9:16-18; 22:3; 27:12; Hebreos 11:7; 2 Pedro 3:5, 8). No dudamos de que él amaba a sus hijos, y no quería que sufrieran daños, pero simplemente dejó de pensar en eso porque quería construir la ciudad. Simplemente eligió ignorar la Palabra de Dios. Muchas personas se pierden más por incredulidad descuidada que por incredulidad deliberada. Donde el escepticismo inteligente mata a diez, el descuido destruye un millón. Dios quiere “que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos” (véase Hebreos 2:1[vii]; ver también Deuteronomio 4:9, 23; 32:46-47; Joshua 23:11; Salmo 119:9; Proverbios 3:21; Lucas 8:15; 9:44). Esta es la razón por la cual debemos seguir con tanta cautela la Biblia (1 Pedro 4:11; Colosenses 3:17). Las personas deben estar locas para desafiar y rebelarse contra la Palabra de Dios (1 Samuel 2:12; Proverbios 1:30-32; 29: 1; Jeremías 8:8-9). Siempre es peligroso volver a construir lo que Dios ha destruido (véase Malaquías 1:4). Lo que Dios maldice, el hombre no debe bendecir, y lo que Dios bendice, el hombre no debe maldecir.

Como puedes ver, las excusas que Hiel pudo haber usado para desobedecer a Dios son usadas por muchos hoy, sin mayor éxito.

NOTAS FINALES

[i] Quizás Dios quería que las ruinas quedaran como un “sermón escrito en piedra”. Serían una prueba permanente del desagrado de Dios con la idolatría y su poder sobre los dioses ídolos. Una nueva ciudad en el sitio antiguo borraría el recuerdo del juicio de Dios. La ciudad naufragada también serviría como un recordatorio permanente de que Dios lucha por su pueblo (Deuteronomio 3:22, véase Romanos 8:31). Los israelitas tendrían conflictos futuros. Sus soldados podían venir y ver estos muros como Dios los había dejado, y aprender que ningún enemigo era lo suficientemente fuerte ni fortificaciones lo suficientemente sólidas para resistir a las personas cuyo Ayudador era el Señor. Las ruinas también le recordaron a Israel que no confiara en el brazo de carne. Jericó había sido una fortaleza, y su gente había confiado en sus fortificaciones. Pero el brazo de carne no era rival para el brazo del Señor (2 Crónicas 32:8).

[ii] Hubo una ciudad de Jericó que apareció durante los siguientes siete, como mínimo, a veinticinco años (véase Josué 23:21, Jueces 1:16, 3:13, 2 Samuel 10:4-5). Esta ciudad estaba en la misma región pero no construida sobre el mismo sitio. Josefo (un historiador judío) distingue entre “la ciudad vieja, que Josué tomó primero de todas las ciudades de la tierra” y un Jericó adyacente. Algunos dicen que ha habido al menos tres Jericós construidos en diferentes lugares en esta misma área general. La nueva ciudad en tiempos de Joshua probablemente podría haber sido construida más fácilmente en un sitio nuevo que la anterior debido a los escombros que tendrían que ser eliminados. Después de que fue reconstruido, Elías y Eliseo visitaron una escuela de profetas allí (2 Reyes 2: 4-5, 18).

[iii] Su nombre significa “Dios vive”, Kji-el.

[iv] Para algunos ejemplos, lea la penalidad del pecado sobre Eli (1 Samuel 1-2), Giezi (2 Reyes 5:25-27), y Ananías y Safira (Hechos 5).

[v] apotomia, decisión, rigor, severidad.

[vi] moraíno, hacerse insípido; figurativamente hacer (pasivamente actuar) como simplón, “como sal que ha perdido su sabor” (Lucas 14:34).

[vii] perissotéros, más superabundantemente: abundante, con mucho deseo, con más diligencia.
proséjo, traducido siete veces como “guardaos”, y significa “prestar atención, tener cautela, acercar cuidadosamente (como un barco a la costa)”.

 

Originalmente publicado en el blog del sitio web http://www.goyeintoall.org
el 9 de noviembre de 2017, y migrado a este sitio web recientemente.

Print Friendly, PDF & Email

 

No hay comentarios

Deja un comentario