Las Praderas, Las Villas de Arraiján, Panamá Oeste, Panamá
+507 6288-7718

La Iglesia Que Yo No Podía Ignorar

Por Forest Antemesaris, traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, se encuentra en este enlace.


La iglesia es una mala palabra para algunas personas. Lo fue para mí. Todo lo referente a la iglesia parecía, en el mejor de los casos, una pérdida de tiempo y, en el peor, una operación de lavado de cerebro tóxica y deshonesta de proporciones épicas. Como ateo, honestamente no podía entender quién querría pasar una hora a la semana con una iglesia (mucho menos tres horas a la semana). Sin embargo, por la gracia de Dios, en poco tiempo fui una de esas personas locas de tres horas a la semana en la iglesia (y aprendí que la iglesia era mucho más que un lugar al que usted va). De hecho, me enamoré de la iglesia, la esposa de Cristo. Este es el por qué:

SU IMPARCIALIDAD

Yo era quien más asumía que sería la última persona en recibir una cálida bienvenida de una iglesia. Yo era un ateo de cabello largo y sin pelos en la lengua, era lo más políticamente liberal posible. Yo era el “rostro publicitario” del supuesto excluido de la iglesia. Afortunadamente, eso no fue lo que sucedió.

La iglesia era lo opuesto a la exclusión. Primero, me aparecí sin ser invitado en la iglesia con escepticismo, no solo hacia sus afirmaciones, sino también hacia sus miembros. Pensé que probablemente sería relegado a una esquina y la gente se sentiría demasiado amenazada por mí como para ser amigable (mucho menos semejantes a Cristo). Casi todos los estereotipos que tenía en mi mente sobre el Cristianismo se hicieron añicos la primera vez que me reuní con la iglesia de Cristo. No hubo pompa. No hubo fachada Los miembros no llevaban máscaras de hipócritas. De hecho, la congregación sabía lo que estaban haciendo religiosamente y por qué lo estaban haciendo. Los feligreses eran cariñosos y genuinos, y no pude soportarlo. Quería disgustarlos por su ignorancia filosófica. Quería desdeñarlos por su pensamiento atrasado. Sin embargo, su religión pura era inexpugnable.

Esta bienvenida fue crucial. Si bien puede haber algunas congregaciones que se nieguen a ser tan acogedoras con alguien tan diferente, la iglesia todavía hace las cosas bien en ocasiones (y, en mi experiencia, a menudo). Si no fuera por la imparcialidad de estos Cristianos piadosos, no sé dónde estaría hoy. La iglesia me recibió con los brazos abiertos contra todas las probabilidades mundanas. Y por eso, la amo.

SU GENEROSIDAD

Hay algunos que quieren que creamos que el mandamiento de Dios de ser “dadivosos, generosos” (1 Timoteo 6:18 RVR1960) ha caído en oídos sordos dentro de la iglesia. La iglesia a menudo se ve (incluso entre los Cristianos) como avara y tacaña. No solo es esta visión de la iglesia ahistórica, simplemente no es verdad. Claro, algunos segmentos de la iglesia no serán tan generosos como otros, pero la iglesia ha sido magnánima en mi experiencia.

No crecí en la iglesia. Sería fácil verme como no del rebaño, incluso después de la conversión. Sin embargo, la iglesia nunca ha dejado de ver que se atiendan todas mis necesidades, a menudo mediante un gran sacrificio. La iglesia me ha apoyado generosamente a través de la escuela de predicación, los tiempos de transición y las necesidades de viaje misionero de último minuto. Cuando pienso en la iglesia, pienso en un conjunto de personas que están dispuestas a darte lo que fuera.

Si no fuera por la generosidad de la iglesia, no habría tenido ningún medio de vida en los últimos cuatro años. Esta generosidad no es una cuestión de favoritismo. Recibí generosidad no porque soy especial o haya hecho algo para merecerlo. La iglesia ha sido generosa solo porque vio la oportunidad de ayudar a un hermano necesitado. Y por eso, la amo.

SU COMPAÑERISMO

La iglesia me dio mis mejores amigos, personas más cercanas a mí que mi familia e incluso mi esposa. Al convertirme al Cristianismo, cómo lo hice y cuando lo hice, he perdido muchos amigos y desafortunadamente he debilitado algunas relaciones familiares. Tal es de esperar y es parte del costo del discipulado (Lucas 14:25-33). Lo que no esperaba era que todo lo que perdía obedeciendo el evangelio me fuera devuelto cien veces más.

Debería haber esperado eso, sin embargo. Es exactamente como dijo Jesús en Marcos 10:29-31:

“Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna. Pero muchos primeros serán postreros, y los postreros, primeros.”

Es dentro de la iglesia que el Cristiano que pierde por seguir a Jesús gana cien veces. Como yo, los Cristianos de todas las épocas han sido inundados con amigos, familiares y amor de una fuente previamente improbable. Aunque mi recién encontrada lealtad espiritual resultó en amistades y relaciones perdidas, la iglesia llenó este vacío en enésimo grado. La iglesia es una familia espiritual masiva, incluso para los marginados. Y por eso, la amo.

SU ALIENTO

Como todo Cristiano, no siempre ha sido fácil para mí después de la conversión. Me he rendido a la tentación. He tenido meses de dudas, debilidad, dolor y dudas. Me sentí espiritualmente perdido y desorientado. Cada lucha se amplificaría si no fuera por la iglesia.

La iglesia siempre ha estado ahí para mí; para enseñarme, para alentarme, para guiarme, para hacerme saber que no estoy solo en mis luchas. La iglesia ha estado allí para incitarme al amor y a las buenas obras (Hebreos 10:24), para hacerme responsable y para mostrarme el camino más excelente de Jesucristo. No cambiaría la hermandad que he encontrado en Cristo por nada en el mundo. Si no fuera por mis hermanos Cristianos, no sé si todavía sería uno hoy. Con demasiada frecuencia es más fácil renunciar que continuar. Sin embargo, cuando te das cuenta de que tienes más personas en tu esquina de las que puedes contar, la perseverancia es fácil.

CONCLUSIÓN

Cristo ama a su esposa, sin duda. Como parte de esa esposa, la amo también. Le debo mi más profundo respeto y mi agradecimiento por estar ahí para ayudarme, alentarme y amarme. Para los Cristianos que han estado allí para mí y lo siguen siendo, gracias. Debido al amor que la iglesia me ha demostrado, me comprometo a pagarlo, a hacer de la iglesia el tipo de lugar donde todos se sientan amados. Dios ha hecho su parte para hacer que la iglesia sea tan increíble como sea posible. Como hijos de Dios, sigamos haciendo nuestra parte.

Aunque muchos ven el lado humano de la iglesia como algo que necesita ser reinventado (y tal vez algunos aspectos de ella necesitan serlo), la iglesia me ha mostrado el amor más puro que he conocido de este lado del cielo. Los que componen la iglesia están lejos de ser perfectos, pero si intercambiamos nuestros ojos críticos por otros agradecidos, también nos enamoraremos de la iglesia.


Originalmente publicado en el blog del sitio web http://www.goyeintoall.org
el 21 de agosto de 2018, y migrado a este sitio web recientemente.

Print Friendly, PDF & Email

 

No hay comentarios

Deja un comentario