Las Praderas, Las Villas de Arraiján, Panamá Oeste, Panamá
+507 6288-7718

Lo Que Significa Confiar En Dios

Por Hiram Kemp, traducido con permiso por Marlon Retana.
El artículo original, en inglés, se encuentra en este enlace.


Ciertamente estamos viviendo en tiempos únicos. Con la pandemia de COVID-19 abriéndose camino en los Estados Unidos [y el resto del mundo, MR], nos enfrentamos a cosas que la mayoría de nosotros nunca hemos enfrentado en nuestra vida. Lo único que nos ayudará a superar momentos de dificultad como este es nuestra confianza en Dios. La Biblia destaca la necesidad de confiar en Dios una y otra vez. En cada dispensación de la historia bíblica, se alienta al pueblo de Dios a confiar en Él sin importar qué. Observa algunos pasajes conocidos que resaltan nuestra necesidad de confiar en nuestro Dios:

  • El individuo que confía en Dios es bendecido (Jeremías 17:7-8)
  • Confiar en Dios en lugar de apoyarse en tu propio entendimiento (Proverbios 3:5-6)
  • Cuando tenemos miedo, necesitamos confiar en Dios (Salmo 56:3)
  • Debemos confiar en el Señor y hacer el bien (Salmo 37:3)
  • Dios conoce a los que confían en él (Nahúm 1:7)
  • Es mejor confiar en el Señor que confiar en el hombre (Salmo 118:8)
  • Dios mantiene a los que confían en él en perfecta paz (Isaías 26:3)

Si bien es posible que ya conozcamos pasajes como estos, ahora estamos siendo probados para saber si realmente los creemos o no. Es fácil decir: “Confío en Dios” cuando todo está bien, pero en tiempos de incertidumbre o dificultad, mostraremos lo que realmente creemos (Proverbios 24:10). Incluso cuando el mundo está en pánico, los Cristianos deben estar gozosos y sensibles porque confiamos en el que es invisible (Hebreos 11:27). No podemos ser tan temerosos e infieles como nuestros contemporáneos y al mismo tiempo afirmar que creemos en el Dios que dirige el universo. Se debe recordar a los Cristianos que el mundo nos está mirando en este momento. El mundo siempre nos está mirando, pero especialmente en tiempos difíciles, la gente quiere ver cómo nuestra fe nos forma.

 

Lo Que Confiar En Dios NO Significa

Antes de discutir formas específicas de confiar en Dios, necesitamos discutir brevemente lo que no significa confiar en Dios. Desafortunadamente, muchas personas creen erróneamente que, si son personas de fe, de alguna manera están exentos de las precauciones de sentido común que está tomando el resto del mundo. Algunos incluso piensan erróneamente que, si los Cristianos toman precauciones, están mostrando su falta de fe y no confían en que Dios les cuidará. Se debe recordar a los Cristianos que hay una diferencia entre ser valiente y ser tonto. Dios desea que seamos los primeros y no los últimos.

 

Confiar en Dios no significa que no practiquemos el distanciamiento social. El pueblo de Dios puede contraer este virus mortal como cualquier otra persona y no debemos pensar que Dios milagrosamente nos impedirá enfermarnos solo porque somos Su pueblo. Aunque Pedro fue discípulo del Señor, esto no evitó que su suegra se enfermara (Mateo 8:14). Del mismo modo, aunque Pablo era un apóstol, no pudo evitar que sus amigos se enfermaran (y no siempre pudo usar su habilidad milagrosa para sanarlos, cf. Filipenses 2:25-27; 2 Timoteo 4:20)

 

Confiar en Dios no significa que no alteremos nuestros servicios públicos por el momento. Muchas congregaciones ahora están transmitiendo en vivo sus servicios debido a la inminente amenaza de contagio entre grandes reuniones. Estas congregaciones no son infieles ni incrédulas: sus pastores están haciendo lo que pueden para amar a sus vecinos y mantener a los miembros seguros. En una ocasión, Pablo fue bajado en una canasta para preservar su vida (Hechos 9: 23-25). Pablo sabía que si moría era para su beneficio supremo, pero también quería vivir tanto como pudiera para servir a su Dios (Filipenses 1:21).

 

Confiar en Dios no significa que simplemente aceptemos las cosas como son y no oremos. A veces la gente dice en tiempos difíciles “Las cosas están sucediendo como lo hacen porque Dios quiere que así sean y no hay nada que podamos hacer”. La verdad es que hay algo que podemos hacer. La Biblia enseña que, si oramos, Dios puede intervenir y las circunstancias pueden cambiar (Santiago 5:16-17).

 

Confiar en Dios no significa que no nos preocupemos. En un extremo, no podemos quedarnos paralizados por el miedo (Isaías 41:10). En el otro extremo, no deberíamos ser totalmente ajenos a las cosas que tienen lugar en nuestros tiempos. Las personas que leen artículos, ven las noticias y se mantienen informadas no dejan de confiar en el Señor. Cuando una hambruna se extendió por el Imperio Romano en el primer siglo, los profetas informaron a la iglesia para que pudieran responder en consecuencia (Hechos 11:27-30). Estar informado no significa que uno haya renunciado a la fe.

 

Cómo Confiar En Dios

Permítanme ahora dar algunas maneras en que podemos afirmar nuestra confianza en Dios durante estos tiempos de pandemia y asegurarnos de no renunciar a nuestra fe cuando más la necesitamos.

Continuar dando financieramente a la obra del Señor. Si realmente creemos que Dios da toda buena dádiva, y que todo lo que tenemos proviene de Él, continuaremos dando incluso en estos tiempos de incertidumbre económica. Muchas personas están perdiendo sus empleos, el mercado de valores está cayendo en picada y muchos temen cómo la economía sufrirá como resultado de esta pandemia. El trabajo del Reino todavía debe continuar y esto solo sucederá a medida que los Cristianos fieles continúen contribuyendo (2 Corintios 9:6-7). Al igual que la viuda que dio todo lo que tenía y confió en que Dios cuidaría de ella, evidenciamos nuestra confianza cuando continuamos dándole a Dios en tiempos de escasez y en tiempos de abundancia (Marcos 12:41-44).

 

Servir a los que tienen necesidades. Muchas personas comienzan a mirar hacia adentro y a enfocarse en su familia y sus necesidades cuando las cosas se ponen difíciles. El pueblo de Dios debe seguir buscando formas de servir a nuestros prójimos y ayudar a los necesitados. Una forma de hacer esto es considerando a aquellos que pueden ser de edad avanzada en nuestra comunidad y temen salir en este momento (Gálatas 6:10). Mostramos nuestra confianza en Dios cuando continuamos sirviendo a los demás como Él dijo que deberíamos y no permitiéndonos endurecernos debido a la crisis actual.

 

Hablar con confianza sobre el futuro. Si bien no sabemos exactamente cómo resultarán las cosas, sabemos que eventualmente mejorarán. Cuando Pablo estaba en prisión y su futuro era desconocido, habló en términos positivos de su liberación y se mostró optimista sobre su futuro (Filipenses 1:19, 2:24). Deberíamos presentar todos nuestros planes con “Si el Señor quiere”, mas debemos rechazar el pesimismo de comportarse como si viviéramos bajo una nube gris perpetua (Santiago 4:15).

 

Mira las liberaciones pasadas. Uno de los problemas con el presente es que nos engaña al pensar que lo tenemos peor que nadie. También puede nublar nuestra visión sobre lo que Dios ha hecho en el pasado. Podemos confiar en Dios si miramos hacia atrás en todo lo que Dios ha hecho en el pasado y confiamos en Él para el futuro (2 Corintios 1:9-11). Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, encontramos a Dios liberando a su pueblo de cosas terribles. Además, en nuestras propias vidas sabemos de valles de los cuales Dios nos ha rescatado, y podemos apoyarnos en esos recuerdos para tener esperanza. Todas las cosas funcionan juntas para el bien supremo de Dios para Su pueblo (Romanos 8:28), y debemos recordar eso.

 

Jesús les dijo a sus discípulos que tendrían problemas en el mundo, pero como Él venció, ellos también podían (Juan 16:33). Sé que es un cliché, pero recuerda confiar en Dios. Confía en Dios en todo momento (Salmo 62:8).

Print Friendly, PDF & Email

 

No hay comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: