Las Praderas, Las Villas de Arraiján, Panamá Oeste, Panamá
+507 6288-7718

Seguro en Casa

Agradecemos a nuestro Padre celestial la bendición de conocer a hermanos de diferentes partes de este hermoso planeta que nos dio. Desde la semana pasada, tenemos como visita una pareja de Florida. Compartimos buenos momentos y recuerdos durante nuestro tiempo en la escuela, y nos alegra que vinieran a visitarnos. Estamos agradecidos de que estén seguros en nuestra casa.En la mayoría de los países latinoamericanos, las personas ponen barras en sus ventanas y construyen vallas y portones para proteger su propiedad. Eso es algo que no podemos recordar haber visto durante nuestro tiempo en Estados Unidos a menos que fuera un área muy peligrosa.

Más que proteger nuestras posesiones, lo hacemos para proteger la posesión más maravillosa que Dios puso en nuestras manos, nuestras familias. Los latinos son, en gran medida, orientados a la familia.

Durante nuestra corta visita a Chiriquí, nos alojamos con nuestro amado hermano Walther Miranda y su familia. Él construyó su casa en la tierra que sus suegros le dieron, junto a la casa de su suegra. Ellos tienen una relación maravillosa. El mundo generalmente bromea sobre una mala relación con los suegros, pero sabemos de muchos donde la relación es sorprendente. Este fue uno de esos casos, y nos encantó ver que esto sucediera con esta hermosa familia.

Más que eso, después de los servicios matutinos del pasado domingo, prepararon una fiesta de cumpleaños sorpresa para una de sus primas, y la casa estaba llena de niños y adultos, familiares y amigos, inglés y español. Pudimos hacer una videollamada y hacer que uno de sus familiares, que todavía estudia en MSOP, fuera parte de la celebración, de forma remota.

Una vez más, el tiempo en familia es una prioridad. Pero la hospitalidad también. Los hermanos nos recibieron de una manera tan maravillosa que nos sentimos como en casa, como parte de ellos, porque, después de todo, todos sabemos que los que están en Cristo forman parte de la familia más grande y maravillosa, la familia de Dios. No nos llamamos hermano o hermana solo como un saludo, sino como una afirmación de la relación que tenemos, el amor y el respeto mutuo como la bendición que tenemos de ser parte de la familia de Dios.

«Seguro en Casa» es más que una frase que podemos usar para referirnos cuando un jugador de béisbol anota para su equipo. Para estar seguros en casa, construimos nuestras casas no solo como un lugar cómodo, sino que también agregamos algunos artículos para mantenernos seguros de aquellos que quieren tomar lo que no es suyo, y también de las tormentas, las inundaciones, los vientos, el calor, frío y otras situaciones que pueden ser peligrosas para nosotros. Estar seguros en casa es saber que en ese lugar encontraremos personas que nos aman, nos apoyan, nos alientan y están allí para nosotros.

En el cierre del Sermón del Monte, nuestro Señor dijo:

“Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina” (Mateo 7:24-27).

Hay algunos que, lamentablemente, construyeron sus casas en lugares que no son seguros. Están en riesgo debido a esa decisión. Cuando llegan las tormentas, tienen miedo de lo que podría suceder, porque saben que no están en un entorno seguro. Pero, lo siguen haciendo.

Hay muchos por ahí que, mientras conocen la verdad del evangelio de Cristo, deciden vivir sus vidas de una manera totalmente opuesta a la voluntad de Dios. Saben que habrá repercusiones basadas en sus actos, pero siguen haciéndolo. Si pudiera haber algo más triste que perder la casa que fue construida con años de trabajo y esfuerzos, es saber y darse cuenta de que hay personas que prefieren «disfrutar» de este momento, y se condenan a sí mismos eternamente, porque no quieren hacer lo que se requiere para estar de vuelta en el hogar que Dios preparó para todos Sus hijos. Hay muchos otros que no saben, y es nuestra responsabilidad llegar a ellos, de manera amorosa y respetuosa, para hacerles saber lo que deben hacer para disfrutar la bendición de estar en la casa de Dios.

Nuestro Salvador dejó que los discípulos supieran sobre los planes del Padre,

“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis” (Juan 14:1-3)

Esa es una promesa poderosa. Estamos esperando ese momento, y es nuestra oración que quien lea esto, tenga el mismo deseo y la esperanza de estar allí.

Cuando salimos de Memphis, hace un par de meses, hubo lágrimas. Cuando salimos de Chiriquí ayer, hubo algunas lágrimas. Cuando alguien deja este mundo, hay muchas lágrimas. Pero cuando nos damos cuenta de que si permanecemos como hijos obedientes y fieles como Dios quiere que seamos, tenemos la certeza de que habrá un día en que no habrá más lágrimas, porque nunca necesitaremos partir, cuando obtendremos esa recompensa prometida conocida como Cielo.

Que nuestro Señor los bendiga ricamente, estando a salvo en el hogar que nos dio, un hogar que está en Cristo, y ese hogar, mientras todavía estamos en esta parte del cielo, es Su Iglesia.

 

Artículo escrito por Marlon Retana, originalmente publicado
en el blog del sitio web http://www.goyeintoall.org
el 17 de octubre de 2017, y migrado a este sitio web recientemente.

Print Friendly, PDF & Email

 

No hay comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: